Dolor de mandíbula. Síntomas y tratamiento.

Tratamiento de esguince de tobillo
4 junio, 2018
Dolor de pies ¿Qué puede ser?
18 junio, 2018

La articulación temporomandibular (ATM) es la que más utilizamos a lo largo del día y a la vez es la más compleja de todas. Es la encargada de conectar la mandíbula con el cráneo y permite que movamos la boca de arriba a abajo y hacia los lados cuando masticamos o hablamos.

Existen muchas personas que sienten molestias e incluso dolor permanente de mandíbula. Este dolor puede estar provocado por diferentes causas, desde un absceso en una muela infectada hasta una fractura ósea. En estos casos el dolor es fácilmente identificable. Cuando no existen este tipo de problemas, el dolor suele ser síntoma de una patología en la propia articulación temporomandibular.

Cuando dicha articulación no funciona correctamente, el paciente experimenta dolores de cabeza, cuello y espalda. Es por ello, que en muchas ocasiones se confunden con problemas crónicos de migrañas o dolor de cervicales.

Son varios los factores que pueden influir para que se produzca este dolor. El estrés es uno de los más comunes y de manera muy habitual aparece asociado al bruxismo, el hábito de rechinar los dientes. Esto puede provocar la tensión constante entre la articulación y los músculos con los que interfiere, además del desgaste de los dientes.

Otros síntomas que nos indicarían que algo no va bien son: sensación de fatiga de la mandíbula, problemas de mala oclusión, mareos, bloqueo y crujidos de la mandíbula. 

El tratamiento de la disfunción temporomandibular suele precisar la colaboración de varios especialistas, entre los que destacan dentistas y fisioterapeutas.

¿Cómo ayuda la fisioterapia en el dolor de mandíbula?

La fisioterapia ayuda a restaurar el movimiento natural de la mandíbula y a reducir el dolor. Cuenta con varias opciones para afrontar la disfunción de la ATM.  Una de ellas es la terapia manual, un método eficaz a corto plazo en alteraciones con desplazamiento agudo, además la utilización de tecnología para estos casos aumenta la probabilidad de recuperación y disminuye el tiempo de tratamiento.

Por otro lado, es imprescindible corregir y reeducar al paciente en cuanto a su higiene postural, de esta manera evitaremos reincidir en la lesión y/o complicarla.

Para concluir, te dejamos el vídeo de un caso que hemos tenido recientemente en el centro. En el podrás ver como nos cuenta su experiencia y como fue su tratamiento.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *