Dolor de pies ¿Qué puede ser?

Dolor de mandíbula. Síntomas y tratamiento.
11 junio, 2018
Fascitis plantar: 3 consejos para reducir el dolor
2 julio, 2018

Seguramente más de una vez te habrás preguntado ¿Es normal que me duelan tanto los pies al final del día? No, no lo es. El dolor de pies no es raro, ya que forma parte de una estructura compleja que es la encargada de mantenernos en pie, en equilibrio y es el responsable de soportar todo el peso de nuestro cuerpo.

Patologías más comunes

Intoxicación de los tejidos

Se trata de una acumulación de elementos de desecho que pueden provocar dolor en el pie, ya que una falta de drenaje puede hacer que estos elementos de desecho terminen intoxicando los tejidos y producir dolor en todo el pie. Esta falta de drenaje de los elementos de desecho del pie puede deberse a una insuficiencia venosa o del sistema linfático, ya sea por causas primarias como una falta de estructura o a una dieta inadecuada, vida sedentaria o sobrepeso.

Fascitis plantar

Es una inflamación en la planta del pie, sus síntomas más comunes son el dolor en la zona del talón, especialmente al dar los primeros pasos por la mañana.  También puede aparecer en reposo. La causa de la fascitis plantar suele ser de origen mecánico debido a la continua puesta en tensión de la planta del pie que termina por provocar múltiples microtraumatismos que terminan en una inflamación crónica.

Espolón calcáneo

Se trata de una calcificación en el talón que puede ser realmente dolorosa. Dificulta el apoyo del talón, ya que se produce un pequeño “hueso” puntiagudo que comprime la estructura del pie. Este espolón puede aparecer por varias causas, entre ellas una incorrecta manera de caminar, una mala alimentación e incluso por un calzado inadecuado.

Tenosinovitis de extensores

Se trata de una inflamación en los tendones de los músculos extensores de los dedos, la cual puede provocar dolor en el antepie, en la zona del empeine. En ocasiones está causada por la existencia de depósitos de calcio distensiones o reincidencia de traumatismos y artritis reumatoide.

Metatarsalgía

Dolor en la zona del metatarso del pie esta zona soporta las cargas en la base de los dedos. Las zonas más comunes de dolor son la base del segundo y tercer dedo que muchas veces se ven comprimidas por zapatos estrechos o tacones altos. El dolor puede llegar a ser tan intenso que nos puede impedir caminar o correr con normalidad.

Tendinitis de peroneos

Es la afectación del tendón que cursa con inflamación e incluso degeneración de estos tendones. La tendinitis de los peroneos puede provocar dolor en todo su recorrido, pero especialmente en la parte del tobillo. Esta dolencia es común en los corredores de larga distancia, que no tienen una técnica de carrera adecuada o que sobrepasan su límite de resistencia.

Artrosis

Es una degeneración del cartílago articular, en ocasiones puede no ser dolorosa, pero en otras muchas si lo es. En el pie la artrosis en los dedos puede ser común, especialmente en las mujeres de edad media y avanzada y puede dificultar la marcha e incluso el mantenerse de pie.

Artritis

Es una enfermedad inflamatoria crónica de las articulaciones. Causa deformaciones en la mayoría de los casos en articulaciones pequeñas como las de los dedos de pies y manos.

Bloqueo mecánico

Tras una torcedura o esguince puede ocurrir que después de un periodo prolongado tras la recuperación sigamos sintiendo dolor. En estos casos es posible que hayamos sufrido un bloqueo mecánico. En estos casos la manipulación y movilización por parte de un fisioterapeuta será lo más indicado.

El correcto diagnóstico para el dolor de pies es esencial para la elección del tratamiento más adecuado. Muchos de ellos se pueden mejorar y/o aliviar gracias a la fisioterapia. Si a ti también te duelen los pies, pásate por nuestro centro, estaremos encantados de ayudarte. Porque vivir sin dolor no es tan difícil.

 

 

 

Comments are closed.