Tratamiento de esguince de tobillo

Síndrome del túnel carpiano
28 mayo, 2018
Dolor de mandíbula. Síntomas y tratamiento.
11 junio, 2018

Bienvenidos de nuevo al blog de Vitalys Center. Esta semana te hablamos de una dolencia por la que casi seguramente habrás pasado en algún momento de la vida o ha pasado algún familiar cercano: un esguince de tobillo. Pues bien, aquí te explicamos cual es la mejor manera de tratarlo, que ¡ojo! no es a la que estamos acostumbrados.

Esguince de tobillo, ¿Cómo tratarlo?

Todos los esguinces donde no haya una rotura total del ligamento (grado 4), o estén asociados a fracturas o fisuras óseas, los cuales implican una cirugía y posterior inmovilización, son susceptibles de tratamiento desde el primer día de la lesión.

Cuando acudimos a urgencias con un esguince independientemente del grado del mismo se nos coloca una férula inmovilizando la articulación. Esta inmovilización en la mayor parte de los casos no es necesaria, ya que uno puede acudir directamente a un fisioterapeuta. De esta manera se conseguirá lograr una recuperación más rápida y no tan limitativa como ocurre con una férula.

Paciente de nuestra clinica con un esguince de tobillo

El tratamiento de un esguince tipo podemos dividirlo en tres fases de tratamiento:

1-. Durante las primeras 48 horas. Nuestro objetivo será la disminución de la inflamación y el dolor.

2-. Después de estas 48 horas. Nos centraremos en la normalización del ligamento y musculatura encargada de la eversión o inversión según el mecanismo lesional. Es la parte donde las técnicas de fisioterapia cobran más importancia:

  • Utilizando para el ligamento técnicas manuales como cyriax, o maquinaria como: ondas de choque o EPI eco guiada
  • Para la musculatura trabajaremos con técnicas: músculoenergía, punción seca , neuromusculares…

La duración de esta fase va a variar en función del grado de la lesión.

3-. En una última fase nos centraremos en la recuperación de la propiocepción (consciencia de la propia postura corporal en relación al espacio/medio en el que se encuentra) y vuelta a la actividad deportiva, y gesto deportivo, en el caso que lo haya. Es lo que llamamos readaptación.

El objetivo durante esta última fase es la reducción de la probabilidad de reincidencia, tan recurrente en este tipo de lesiones.

Objetivo que alcanzaremos en muchas ocasiones antes de acabar la segunda fase.

 

 

Comments are closed.