Tratamiento lesión menisco de rodilla

Ejercicios Kegel
Ejercicios de Kegel
17 agosto, 2018
Tendinitis del hombro. Definición, síntomas y causas.
3 septiembre, 2018

El menisco es una almohadilla cartilaginosa que facilita el movimiento articular al mejorar la congruencia entre ambos huesos.

Cuando nos encontramos que la lesión del menisco de rodilla es fruto de un accidente deportivo en una persona joven la opción quirúrgica suele ser muy recomendable. En ocasiones, se quita un trozo de menisco o se puede coser. Según el tipo de intervención dependerá la rehabilitación.

Si nos encontramos esta lesión en una persona mayor que no va a desarrollar una vida deportiva o su rodilla no va a estar bajo altas exigencias. Sí que se podría recuperar la funcionalidad del menisco sin intervención quirúrgica aunque los resultados probablemente no sean tan buenos.

En todo caso debemos valorar la evolución del proceso, cuánto duele y cuánto limita dicha rotura. Ya que si no genera problemas y puede llevar una vida funcional sin operación, puede  ser recomendable no pasar por el quirófano.

Tener en cuenta las cadenas musculares y la posible necesidad de realizar manipulaciones osteopáticas nos ayudará a una correcta recuperación en muchos casos. Sobre todo si la lesión no ha sido fruto de un movimiento brusco o de un golpe.

Fase aguda o inicial

Siempre vamos a tener que realizar un reposo deportivo y de actividad física. Sobre todo si se ha realizado una intervención quirúrgica.

El control de la inflamación va a ser un factor importante que debemos tener controlado tanto si ha habido operación como si la lesión de menisco de rodilla es reciente. Para ello podemos utilizar frío y antiinflamatorios; Siempre teniendo en mente que el proceso inflamatorio es algo fisiológico que debemos dejar que se desarrolle.

Fase de recuperación

El fortalecimiento de la articulación y la mejora de la propiocepción son objetivos que siempre vamos a tener presentes, tanto en pacientes operados como en los que no.

Una buena opción para fortalecer puede ser la bicicleta, la elíptica o ejercicios en piscina. Las opciones son muy amplias debemos cuidar siempre que el movimiento articular esté bajo control y el impacto que reciba la rodilla no sea excesivo.

La propiocepción va a ser fundamental para que la rodilla recupere la estabilidad. Este mecanismo de autoreequilibrio se pierde con facilidad. Por tanto comenzar por el nivel más inicial de control es una buena idea, siempre dependerá del caso concreto de cada paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *